Nadie se acuerda de Santa Bárbara hasta que truena.


Nadie se acuerda de Santa Bárbara hasta que truena.
Quien más, quien menos -dice-, sólo cuando las cosas adquieren extrema gravedad invoca superior auxilio o moviliza, a todo riesgo, los recursos precisos para salir del trance.

Diccionario de dichos y refranes. 2000.